Calvino y el humanismo

 

cMuchas veces se ha identificado a Calvino como un humanista francés. Pero ¿realmente Calvino se adhería a tal filosofía? Si no es así ¿Por qué entonces se le considera un humanista? Bernard Cottret nos dice que se considera a Calvino un humanista debido al contexto en el que vivió: la recuperación de los pensadores y las letras clásicas; el auge de la filosofía, en fin, el renacimiento. Pero la concepción del hombre de Calvino era diferente y aún opuesta al pensamiento de Erasmo o los llamados humanistas evangélicos.

“Al contrario que la de Pico de Mirandola o que la de Erasmo, la antropología calviniana niega que, por su propia voluntad, el hombre pueda ser fuente de bien, subraya que él no es dueño de sí mismo o, cuando menos, que sólo está dominado por la voluntad de Dios. Además, redefiniéndolo de manera significativa en relación con Erasmo, Calvino utilizará el motivo paulino y humanista del «scientia inflat» (1 Corintios 8:1), de la ciencia que hincha a los hombres y los hace criaturas de vanidad; y aquí, en el marco del sermón ciento tres del libro de Job, será quizás, precisamente, el universo humanista de los erasmianos el que atacará y tomará como blanco. Para él, se tratará de denunciar a los hombres que nunca tienen suficiente en la búsqueda del saber, que nunca tienen bastante en «alimentarse de viento», que «se atormentan y trabajan mucho por saber de esto y de aquello, y no saben por qué, no tienen ninguna firmeza».

Sigue leyendo “Calvino y el humanismo”

Anuncios

I Timoteo 4:13 “Ocúpate en la lectura”

El Apóstol Pablo le venía dando a Timoteo una serie de instrucciones de carácter imperativo para el orden de la Iglesia de Éfeso. Desde el primer capítulo Pablo le da indicaciones precisas acerca de la doctrina y del orden eclesial.

La gramática nos enseña que lo antes mencionado no eran meras recomendaciones, sino que eran (y son) órdenes y mandatos para que fuesen (y sean) transmitidos a la Iglesia, en específico a los maestros: “para que mandases a algunos que no enseñen diferente doctrina” (1:3).

Ocúpate: Como dije, el verbo es imperativo (presente activo) y se encuentra en segunda persona del singular. Del griego πρόσεχε  denota la idea de “continuar en atención estricta de algo, ocuparse de, dedicarse o aplicarse a.”

Timoteo se debía ocupar, poniendo especial atención, de la lectura. ¿La Lectura de que?

readingDe la lectura: Se nos dice que es posible que el τῇἀναγνώσει sea aplicado para el estudio personal, pero no es en este sentido secundario en el cual se ocupa en la carta, sino en el sentido de la literatura y la costumbre judías, esto es, “leer la ley y los profetas en la sinagoga”.

“Los ministros deben ocuparse de esas cosas como obra y tarea principal de ellos. Por estos medios se manifestará su provecho en todas las cosas y a todas las personas; esta es la forma de ganar conocimiento y gracia, y de ganar también a otros. La doctrina de un ministro de Cristo debe ser conforme a las Escrituras, clara, evangélica y práctica; bien expresada, explicada, defendida y aplicada.” (2)

Es decir, Timoteo tenía que aplicar su esfuerzo y su juventud a la lectura pública de las Escrituras (NVI), a la exhortación y a la enseñanza de las mismas. Con el motivo de la edificación de la Iglesia pero también del mantenimiento de la doctrina pura. Justino Mártir nos dice acerca de esto:

“Los Evangelios y Epístolas del Nuevo Testamento, reconocidos como inspirados por los que tenían el don de discernir los espíritus fueron desde el principio y a medida de ser escritos, leídos junto con el Antiguo Testamento en las iglesias.”(1)

Es importante que los maestros se apliquen al Estudio de las Escrituras para poder dar un alimento sólido a sus ovejas y no profetizar y exhortar de su propio corazón. (Como lo hace la mayoría de los falsos maestros que enseñan hoy en la Iglesia).

“Y si a un hombre tan importante (Timoteo) se le aconseja estudiar a fin de que progrese día tras día, ¿cuánto más necesitamos nosotros de ese consejo? ¡Ay de aquellos perezosos que no escudriñan los oráculos del Espíritu Santo día y noche…Siempre  ha  sido  un  rasgo prominente  en  el  carácter  de  un buen hombre, que “su delicia sea en la ley del Señor, y que en su ley medite de día y de noche” (3).

A pesar de que en primera instancia el pasaje está dirigido a Timoteo y a los maestros, también se dirige a aquel creyente que no enseña, sino que está en el proceso de aprendizaje (de alguna u otra forma todos lo estamos). Es decir, el creyente debe, en su estudio personal, indagar y escudriñar la Escritura, ocuparse en la lectura de la misma para su edificación.

Si bien este blog contiene diferentes temas de interés para el cristiano e intenta fomentar la educación y desarrollo intelectual del creyente. También se somete a esta cláusula y a la correcta interpretación del pasaje, es decir, la Biblia está por encima de todo libro y es necesario que nuestra lectura, exhortación y enseñanza sea conforme a la enseñanza bíblica. Todo escritor, pensador o maestro que enseñe doctrina debe ser sometido al testimonio que vive y permanece para siempre.

________________________________

(1)     Justino Mártir, Apología, 1:67

(2)     Matthew Henry. Comentario a Toda la Biblia. 1 Timoteo 4

(3)     Juan Calvino. Comentario a la primera Epístola Pastoral de San Pablo a Timoteo