Calvino: El jovencito de Noyon, por Leopoldo Cervantes-Ortíz.

CalvinMontHace 100 años, para celebrar el 400º aniversario del natalicio de Calvino, el Colegio fundado por él, que cumplía 350 años, encargó una serie de grabados sobre la vida del reformador a Henri van Muyden (1860-1936), la cual consta de 12 piezas que muestran a Calvino en diversas etapas, desde su infancia hasta sus últimos días.

El primer grabado corresponde a su paso por las aulas del Colegio Montaigu, de París, luego de una infancia aciaga, marcada por la muerte de su madre en 1515. A los 14 años (agosto de 1523) ingresó al Colegio de la Marche, en París, dirigido por el latinista Maturin Cordier, quien lo acompañaría más tarde en Ginebra, ya en plena labor reformadora, desempeñando tareas educativas.

Calvino estudió, más tarde, en el Colegio de Montaigu (adonde también lo hizo Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús). Allí recibió una sólida formación en gramática, filosofía y teología, y tuvo como profesor a John Major, comentarista de los Evangelios y defensor de la doctrina católica en contra de Wyclif, Hus y Lutero. Calvino inició sus estudios de derecho en 1528, en Orléans, el sitio más famoso de la época. Aprendió velozmente el griego y al año siguiente se trasladó a Bourges para estudiar con el notable jurista Alciati. En 1531 acudió a Noyon para acompañar a su padre en sus últimos momentos (había sido excomulgado por el obispo de la ciudad).

El segundo grabado de Van Muyden muestra a Calvino junto a su primo Pierre Robert (alias Olivetán, futuro traductor de la Biblia, en 1535, con prólogos de Calvino), quien muy probablemente lo introdujo a las ideas heterodoxas del momento, luteranas para mayores señas, aunque ya con el sello del humanismo francés, dirigido por Jacques Lefèvre d´Etaples (1450-1537) y otros pensadores.

Sigue leyendo “Calvino: El jovencito de Noyon, por Leopoldo Cervantes-Ortíz.”

Anuncios

André Biéler (1914-2006) por Leopoldo Cervantes-Ortíz

Biéler1959 fue el año en que salió a la luz una de las obras que marcarían para siempre los estudios sobre Calvino: La pensée economique et social de Calvin (El pensamiento económico y social de Calvino, Ginebra, Georg). Se trataba de una tesis doctoral en ciencias económicas que presentaba el pastor reformado suizo André Biéler con la que se afirmaría como uno de los más connotados autores consagrados al estudio de la vida y obra del reformador francés. Esta obra se volvió un clásico prácticamente instantáneo. 46 años después se publicó en inglés en una coedición de la Alianza Reformada Mundial y el Consejo Mundial de Iglesias.

En 1961 publicó una versión abreviada de su magna obra, El humanismo social de Calvino, que circuló en español gracias a la editorial Escaton (1973), además de las traducciones al inglés, japonés, italiano, portugués y alemán (parcialmente). En 1963 dio a conocer L´homme et la femme dans la morale calviniste. La doctrine réformée sur l´amour, le mariage, le célibat, le divorce, l´adultère et la prostitution, considérée dans son cadre historique (Hombre y mujer en la moral calvinista. La doctrina reformada sobre el amor, el matrimonio, el celibato, el divorcio, el adulterio y la prostitución, Ginebra, Labor et Fides); y en 1964, como para completar una especie de trilogía, Calvin, prophète de l´ère industrielle. Fondement et méthode de l´éthique calvinienne de la société. En appendice: Une suggestion aux Églises chrétiennes, (Calvino, profeta de la era industrial. Fundamento y método de la ética calviniana de la sociedad. Con un apéndice: Una sugerencia a las iglesias cristianas, Ginebra, Labor et Fides).

Otras obras suyas son: Le message social de l´Église dans l´économie (El mensaje social de la Iglesia en la economía, Federación de Iglesias Protestantes Suizas), 1950; Liturgie et architecture. Le temple des chrétiens (Liturgia y arquitectura: el templo de los cristianos, Ginebra, Labor et Fides, 1961; Une politique de l´espérance, París-Ginebra, Centurion-Labor et Fides, 1970, prefacio de Dom Hélder Camara (Una política de la esperanza, Bilbao, Paulinas, 1972); Le développement fou. Le cri d´alarme des savants et l´appel des Églises (El desarrollo loco. Un grito de alarma de los expertos y un llamado a las iglesias, Ginebra, Labor et Fides, 1973; prefacio de Philip Potter); Chrétiens et socialistes avant Marx (Cristianos y socialistas ente Marx, Ginebra, Labor et Fides, 1982); y La force cachée des protestants. Chance ou menace pour la société? (La fuerza escondida de los protestantes. ¿Oportunidad o amenaza para la sociedad?, Le Mont-sur-Lausanne-Ginebra, Ouverture-Labor et Fides, 1995).(1)

Sigue leyendo “André Biéler (1914-2006) por Leopoldo Cervantes-Ortíz”

Emile Doumergue (1844-1937)

090524calvino0Los estudios calvinianos ocupan a cientos de eruditos por todo el mundo, como puede apreciarse en la Bibliografía calviniana publicada año tras año por el Centro Meeter del Seminario Calvino, de Grand Rapids, Michigan, la cual puede consultarse en Internet y abarca desde 1997 hasta la fecha. Esta bibliografía se divide en todas las secciones imaginables. 

Uno de los calvinólogos más notables ha sido, sin duda, Emile Doumergue, autor de una obra monumental en siete volúmenes, que lleva por título Jean Calvin: Les hommes et les choses de son temps(Juan Calvino: los hombres y las cosas de sus tiempos),(1) publicada en Lausana entre 1899 y 1927, que se ha convertido en una referencia inevitable para los estudios acerca de la tradición reformada. 

Además, escribió otras obras relacionadas con el reformador franco-ginebrino, eclipsadas por su magna obra, la más consultada. Entre ellas pueden mencionarse: Le caractère de Calvin: l´homme, le système, l´église, l´etat (El carácter de Calvino: el hombre, el sistema, la Iglesia, el Estado). París, 1921; Calvin, le fondateur des libertés modernes (Calvino, el fundador de las libertades modernas), 1898; Iconographie Calvinienne (Iconografía calviniana), Lausana, 1909; y La Hongrie calviniste (La Hungría calvinista), 1912, entre otros, además de múltiples ensayos publicados en diferentes idiomas.

Sigue leyendo “Emile Doumergue (1844-1937)”