Coincidencias literarias

5 noviembre de 2016

Hoy en Bahía de Caráquez, en la costa de Ecuador, leí “El Laucha Benítez”, un hermoso cuento del argentino Ricardo Piglia en el que un chico de 17 años se halla ante la encrucijada de ser cantautor o boxeador. Decide la última profesión pero a lo largo de su vida nunca deja de entonar letras de amor y desamor como pasatiempo. Las baladas favoritas del personaje de Piglia eran nada más y nada menos que las de Julio Jaramillo, “El ruiseñor de América” y el más grande de los cantantes ecuatorianos. Hermosa coincidencia literaria la del viaje.

Anuncios

Breves notas sobre Alba, película de Ana Cristina Barragán.

6 de diciembre de 2016

Hace unos días miré Alba, de Ana Cristina Barragán, una excelente película que, como ha dicho El País, ha hecho brillar el cine ecuatoriano.

Tuve la oportunidad de hablar con la directora, una joven de 29 años, talentosísima y de una belleza que intimida. Me dijo dos cosas muy interesantes al preguntarle sobre sus influencias:

La primera es que su principal referente artístico no lo encontraba en el cine, sino en la fotografía. Lo que me llevó a pensar mucho en Wim Wenders, maestro del cine apegado al arte de las imágenes y de donde saca su mayor inspiración. Alba guarda, a mi criterio, una conexión con Alicia en las Ciudades, de Wenders: las niñas protagonistas, la cercanía con un padre que no es un padre, el abandono y ausencia de la madre, la edad exacta para descubrirse a sí mismas. Ambas obras no son comprables en lo absuluto, sin embargo la relación no deja de aparecer, ya sea porque en verdad exista o por el cruce de los filmes que he hecho en mi cabeza.

Lo segundo destacable de esa conversación es la visión de Ana Cristina sobre el circuito de cine en Quito. Ella sostiene que al no existir grandes referentes o escuelas, la creación puede ser más original. Sin duda una idea discutible pero no por ello desechable.

Queda para el futuro ahondar más sobre la relación fotografía-cine en Wenders y las similitudes que encuentro en Alba y la admiración de Ana Cristina por Sally Mann, por un lado; y sobre el arte joven, propio, inacabado, del que hablaba Wombrovicz en Buenos Aires a inicios del siglo XX.

La Presidencia de Rivadeneira: consolidando una alternativa.

Carchi, Ecuador. Febrero 2013.
Carchi, Ecuador. Febrero 2013.

El próximo 14 de mayo tomarán posesión los nuevos integrantes de la Asamblea Nacional del Ecuador, electos en los pasados comicios generales celebrados el 17 de febrero del presente año.

Esta nueva legislatura estará marcada por algunas circunstancias poco comunes en la política latinoamericana. Por un lado, Alianza País -el movimiento político que encabeza Rafael Correa- contará con una mayoría cualificada: 100 de 137 asambleístas, de entrada una cifra sin precedentes, que le otorgará al oficialismo la capacidad de impulsar una batería de leyes hasta ahora obstaculizadas por la oposición (la de Comunicación y la Reformatoria al Código Penal Integral, entre las más importantes), así como llevar a cabo reformas a la Constitución de Montecristi. Por el otro, los órganos de dirección recaerán en dos sectores históricamente excluidos de la toma de decisiones: las mujeres y los jóvenes.

Marcela Aguiñaga y Rosana Alvarado, dos mujeres de probada capacidad, ocuparán las Vicepresidencias del legislativo, mientras que la Presidencia estará a cargo de Gabriela Rivadeneira: una joven militante de izquierda de tan sólo 29 años de edad, que a través de su trabajo en distintos espacios de gobierno se ha ido ganando la confianza de Correa, de la estructura de su partido a nivel nacional y del pueblo ecuatoriano, sobre todo de los jóvenes.

Estas peculiaridades presentes en la nueva Asamblea son producto tanto de decisiones acertadas de Alianza País como del movimiento histórico que las impulsa y posibilita. Es decir, detrás de esta composición política del legislativo hay procesos sociales que dejan ver en la realidad lo que Correa ha señalado una y otra vez en el discurso: “el Ecuador y América Latina no viven una época de cambios sino un cambio de época”.

Sigue leyendo “La Presidencia de Rivadeneira: consolidando una alternativa.”