Calvino ¿Super Calvino?

CalvinsupermanEl día de hoy celebramos el 500° aniversario del nacimiento de Juan Calvino, alrededor del mundo y por lo menos el último año, un número enorme de historiadores, filósofos, economistas, teólogos e investigadores de otras ciencias han colaborado con sus trabajos para recordar al Reformador de Ginebra. Gracias a estas investigaciones detalladas, no sólo de nuestros contemporáneos, sino de estudiosos de siglos anteriores, se han podido desmitificar algunas creencias que se tenían acerca de Calvino. Y es que así ha sido desde el principio, el primer trabajo biográfico que se presentó del Reformador, fue realizado por su gran amigo y discípulo Teodoro de Beza con la colaboración de Colladon, también discípulo de Calvino, como respuesta a un sin número de ataques por parte de sus adversarios católicos, que, con tal de ganar de nuevo Ginebra para el Papa, acusaban a Calvino de ser un pederasta, mujeriego, borracho, etc. Y hoy, ya aclarados esos puntos , las investigaciones se han desarrollado en aspectos más específicos, como la eclesiología en Calvino, la economía, la política, las artes, la gloria de Dios en la vocación, las Escrituras, la predestinación, sus aportes al campo pedagógico, literario, y un largo etcétera. Trabajos que han ayudado en gran medida a desaparecer muchos mitos acerca del Francés: que si estableció una teocracia en Ginebra, que si era muy rígido y frío, que si es el padre del capitalismo, que si mandó a la hoguera a Servet y muchos otros herejes porque amaba la sangre humana, etc. Otro largo etcétera.

Y si bien Calvino no era nada de eso, y es mi intención a través del trabajo en este sitio colaborar para que este tipo de cosas queden bien claras, para que la ignorancia no gobierne en vuestros corazones; también es mi intención, ahora, defender a los calvinistas que andamos bien contentos por el 500° aniversario. Porque ya estoy escuchando a los que nos acusan de sectarios, a los indoctos en la materia, acusarnos ahora de idolatría (calvinolatría), de andar por el mundo predicando herejías (las doctrinas de la gracia, cada vez más odiadas, aún por los “cristianos”) y de promover el culto a la personalidad del Reformador.

Sigue leyendo “Calvino ¿Super Calvino?”

Anuncios

Calvino: El Teólogo cultural y reformador de la vida total. Conclusión

jubile1909_grav03He revisado detenidamente el capítulo que Henry Van Til dedica a Calvino en su libro The Calvinist Concept of Culture (El concepto calvinista de la cultura), y el autor nos muestra acertadamente que para Calvino, la Gloria de Dios obrando en el hombre no sólo se debe manifestar en el círculo eclesiástico o en lo referente a la salvación de las almas, sino que esa gloria debe ser visible en todos los aspectos de la vida humana. Desde al arte, la política o la economía, para Calvino, la Palabra de Dios debe gobernar en los hechos y pensamientos del hombre nacido de nuevo. De modo que, bajo principios escriturales bien establecidos, el cristiano pueda cumplir con su propósito de vida, con su vocación en este mundo, honrando a Dios y sirviendo a su prójimo, renovando y trastornando su cultura, su entorno; no mediante un esfuerzo alocado por cambiar su sociedad, sino bajo la guía del Espíritu, con la mente de Cristo.

Es la necesidad de una cosmovisión cristiana  y lo que Calvino, como teólogo y visionario, aporto a ésta, lo que resalta en la obra de Van Til. La necesidad de una antítesis y de un eclecticismo cristiano dominados por el Espíritu de discernimiento y la Palabra de Verdad, para la reforma de la cultura, desde sus principios básicos, hasta sus instituciones más complejas.

Sigue leyendo “Calvino: El Teólogo cultural y reformador de la vida total. Conclusión”

Los principios estéticos de Calvino

novembre09“Quizás en nada Calvino ha sido más mal juzgado que en la opinión de algunos de que carecía de algún sentido estético. Tal declaración no debiera hacerse de un escritor tan bueno como él. Los críticos de diferentes preferencias religiosas han concordado en admiración a su estilo, tanto en Latín como en Francés. Mientras sus pensamientos fluyen, las palabras con las que las viste son escogidas y analizadas cuidadosamente con un entrenado sentido de la eficacia artística. Vemos en sus escritos tanto una simplicidad escritural como una elocuencia digna de Cicerón. Hace un gran alarde de su ‘rudeza’ y ‘brevedad’: estas no son practicadas a expensas de la elegancia, y tampoco impiden el uso efectivo de la imaginería… Le gusta alabar una expresión apta, usando palabras tales como ‘hermoso,’ ‘elegante,’ ‘espléndido’… las referencias a los poetas Latinos y Griegos son bastante abundantes en sus obras, y ama los Salmos como poesía… Hay en las obras de Calvino numerosos pasajes de notable belleza en aprecio a las formas de la naturaleza.”(28)

Esta estimación más bien reciente por parte de un profesor Americano de historia es un clamor que está lejano del consenso de los Jesuitas, Volterianos y Protestantes de los días de Doumergue. Para ellos Calvino aparecía como la personificación de todo lo que era anti-liberal, anti-artístico y anti-humano.(29)  Ha sido especialmente a través de las investigaciones de hombres como Doumergue, y, más recientemente el Prof. Leon Wencelius del Swarthmore College, que han demostrado que estas representaciones pre enjuiciadas son falsas. (30) Este último tiene la distinción de haber producido el estudio más completo hasta la fecha sobre los principios estéticos de Calvino. (31) Estos principios han sido aplicados críticamente a la literatura Calvinista contemporánea en los Países Bajos por C. Rijnsdorp, (32) quien hace un uso extenso de Wencelius.

Para apreciar la doctrina de Calvino con respecto a la belleza, debemos recordar que él no era un esclavo fanático de la letra, el sirviente de un dios de papel llamado La Biblia. Pero Calvino había visto al Dios viviente y caminaba ante su presencia con temor infantil. Las ideas de Calvino acerca de la música y la escultura, el lenguaje y la forma están siempre determinadas por una conciencia que se sobrecoge ante el hecho de que nos estamos relacionando con aquel que está sentado sobre el círculo de la tierra (Isa. 40:22), magnífico en santidad, terrible en maravillosas hazañas, hacedor de prodigios (Ex. 15:11).

Sigue leyendo “Los principios estéticos de Calvino”