La Conversión de Calvino. Sugel Michelén

julio 10, 2009 § Deja un comentario

calvin_zoomNo sabemos a ciencia cuándo ni cómo fue la conversión de Calvino. Pero sí sabemos que el 1 de noviembre de 1533 ocurrió un incidente que nos muestra que se había operado un cambio drástico en sus convicciones religiosas. El rector de la Universidad de la Sorbona en París, Nicolás Cop el amigo de Calvino, pronunció un discurso en ocasión de la apertura del año académico; pero más que un discurso, era un sermón que mostraba una clara influencia tanto de Erasmo como Lutero. En este sermón, Nicolás Cop defendió la doctrina de la justificación por los méritos de Cristo, a la vez que protestó contra los ataques y persecuciones de que eran objeto los que disentían de la Iglesia de Roma: “Herejes, seductores, impostores malditos, así tienen la costumbre el mundo y los malvados de llamar a aquellos que pura y simplemente se esfuerzan en insinuar el evangelio en el alma de los fieles.” Y luego añadió: “Ojala podáis, en ese período infeliz, traer la paz a la Iglesia más bien con la palabra que con la espada.” (8)

El discurso cayó como una bomba en la Universidad y en otros sectores, a tal punto que el Parlamento inició un proceso contra él. Por otra parte, comenzó a correr el rumor de que la mano de Calvino estaba detrás de la redacción del discurso. “Si Calvino no escribió el discurso, por lo menos lo influyó en tono y contenido, que era profundamente protestante.”(9) Un mes más tarde, cuando Nicolás Cop se dirigía al Parlamento para responder el sumario que se había preparado en su contra, un amigo diputado le envió una nota advirtiéndole que debía escapar por su vida, pues el Parlamento estaba siendo presionado por la Sorbona para que fuese condenado. Es así como Calvino y Nicolás Cop deciden escapar de París. Unos 30 años más tarde, en su Comentario de los Salmos, que data de 1557, Calvino habría de referirse a su conversión en estos términos:

“Como fuese que estuviera yo tan obstinadamente entregado a las supersticiones del papado que era bien difícil que se le pudiera sacar de ese lodazal tan profundo, por una conversión súbita, Dios subyugó y llevó mi mente a la docilidad, que estaba demasiado endurecida en tales cosas de lo que pudiera esperarse en ese período temprano de mi vida. Habiendo recibido pues algún gusto y conocimiento de la verdadera piedad, fui instantáneamente inflamado por un deseo tan grande de aprovecharme de ello que, aún cuando no dejara completamente los demás estudios, me dedicaba a ellos con menos intensidad. Y quedé muy sorprendido de que, a medida que pasaba el tiempo, todos los que tenían deseo de la pura doctrina se acercaban a mí para aprender, aunque yo mismo no era más que un mero novicio y principiante. Por mi parte, puesto que era de naturaleza un poco salvaje y vergonzosa, siempre me ha gustado el retiro y la tranquilidad, empezaba a buscar algún escondrijo y medio de retirarme de la gente. Pero importaba poco que cumpliera con mi deseo puesto que al contrario todos los retiros y lugares apartados eran para mí como escuelas públicas. En pocas palabras, aunque hubiera tenido siempre esta meta de vivir en privado sin ser conocido, Dios me ha guiado de tal modo a través de diversos cambios que no me ha dejado nunca en reposo en lugar alguno hasta que, pese a mi naturaleza, Él me ha llevado a la luz y me ha metido en el asunto sin que yo quisiera. (10)

 

_________________________

Sugel Michelén es Pastor de la Iglesia Bíblica de Nuestro Señor Jesucristo en República Dominicana. La biografía presentada en este sitio procede de su página web Todo pensamiento cautivo

Nota: Las citas siguen de la entrada anterior Calvino, Niñez y Juventud

8 Gomis; op. cit.; pg. 68.

9 FRC; pg. 153.

10 Calvin’s Comentaries; Vol. IV; pg. xl-xli.

Etiquetado:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo La Conversión de Calvino. Sugel Michelén en Pasajes y Fragmentos..

Meta

A %d blogueros les gusta esto: