Calvino: El Teólogo cultural y reformador de la vida total. Conclusión

julio 9, 2009 § Deja un comentario

jubile1909_grav03He revisado detenidamente el capítulo que Henry Van Til dedica a Calvino en su libro The Calvinist Concept of Culture (El concepto calvinista de la cultura), y el autor nos muestra acertadamente que para Calvino, la Gloria de Dios obrando en el hombre no sólo se debe manifestar en el círculo eclesiástico o en lo referente a la salvación de las almas, sino que esa gloria debe ser visible en todos los aspectos de la vida humana. Desde al arte, la política o la economía, para Calvino, la Palabra de Dios debe gobernar en los hechos y pensamientos del hombre nacido de nuevo. De modo que, bajo principios escriturales bien establecidos, el cristiano pueda cumplir con su propósito de vida, con su vocación en este mundo, honrando a Dios y sirviendo a su prójimo, renovando y trastornando su cultura, su entorno; no mediante un esfuerzo alocado por cambiar su sociedad, sino bajo la guía del Espíritu, con la mente de Cristo.

Es la necesidad de una cosmovisión cristiana  y lo que Calvino, como teólogo y visionario, aporto a ésta, lo que resalta en la obra de Van Til. La necesidad de una antítesis y de un eclecticismo cristiano dominados por el Espíritu de discernimiento y la Palabra de Verdad, para la reforma de la cultura, desde sus principios básicos, hasta sus instituciones más complejas.

Van Til por su parte, concluye:

En resumen, se debe recordar que Calvino como el teólogo de la cultura estaba interesado en traerla a la obediencia a Cristo por medio de su Palabra. En el área de la cultura el hombre es libre bajo Dios de la iglesia y del estado. Pero no es la libertad de la licencia o la libertad de renunciar al mundo como malo. El hombre es justificado por fe y por regeneración es renovado a la imagen de Cristo; por tanto, la influencia santificadora de la Palabra debe extenderse a toda la existencia del hombre bajo el sol. Todo hombre tiene un llamado divino para cumplir el mandato cultural, pues todas las cosas son nuestras, y nosotros de Cristo. Sin embargo, debemos ejercer moderación, paciencia y fidelidad en nuestra vocación diaria, trabajando como para el Señor ante la mirada de Dios (Coram Deo).

La concepción de Calvino de la cultura también es radicalmente escatológica. Pues la vida total es una meditación de la vida por venir, y todo debe verse a la luz de la eternidad. Por lo tanto, debemos aprender a poseer y no a ser poseídos por las cosas de este mundo, pues el mundo pasa. Para Calvino la cultura nunca es un fin en sí mismo. Toda la erudición, todo el arte y el aprendizaje, lo mismo que las formas más humildes de la cultura, han de usarse para el servicio de Dios y ejercidos para la gloria de Dios. De allí que se encuentre una dualidad que existe en la cultura humana, pues la actividad del hombre que no está dirigida al servicio y la gloria de Dios es auto-frustrante, es vana y sin significado. ¡Soli Deo Gloria! ¡Solo a Dios la Gloria! Ese era el lema de la vida de Calvino, no solo en la obra de Cristo para salvación, sino también para el esfuerzo cultural del hombre.

 

______________________

Van Til, Henry, Concepto Calvinista de la Cultura. Juan Calvino: El teólogo cultural y reformador de la vida total. Traducción: Ronald Herrera Terán. 1909.

Publicado en Contra Mundum

 

Etiquetado:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Calvino: El Teólogo cultural y reformador de la vida total. Conclusión en Pasajes y Fragmentos..

Meta

A %d blogueros les gusta esto: