El espistolario de Calvino

marzo 19, 2009 § 3 comentarios

 

carta-calvinDesgraciadamente Calvino es más famoso que conocido .Su nombre es repetido con frecuencia, pero su persona y su obra son ignoradas o mal comprendidas. Esto es así incluso en las Iglesias reformadas que tanto han recibido, por medio de tan fiel obrero. Se le considera como un teólogo austero, casi rayando en un personaje antipático y alejado de la realidad de sus coetáneos. Lejos de ello, Calvino es un hombre cordial, preocupado por el día a día, es el, aparte de gran teólogo y organizador de la Iglesia, pastor preocupado por los problemas, a veces nimios, de sus feligreses, incluso de personas que viven lejos de él, y con quienes mantiene una extensa correspondencia. Es el hombre que cuida los más mínimo detalles en todo aquello que le atañe de cerca o de lejos. Su correspondencia es digna de ser conocida, ya que nos descubre una nueva faceta de este gran siervo de Dios.

Calvino escribe a la señorita de Falez, una dama que padece una enfermedad que no sabemos a ciencia cierta de que se trata, y que le produce auténticos malestares hasta el punto de desconfiar del amor de Dios. Calvino le responde como un auténtico pastor para confortar a esta mujer en la fe y pidiéndole que ponga toda su confianza en Dios, ya que las pruebas sirven para acercarle a ese Jesús que viene a nuestro encuentro.

La correspondencia de Calvino abarca un gran abanico. Se extiende desde la persona sencilla que le necesita, hasta aquellas personas que ocupan altos cargos como reyes o príncipes de Europa a quienes orienta y aconseja con sabiduría magistral.

Entre su numerosa correspondencia se encuentra la que escribe a Guillermo Farel y a Pedro Viret, de quienes dice que “son excelentes servidores de Cristo”, “sus hermanos amados y compañeros en la obra de nuestro Señor”(Ginebra, 29 de noviembre de 1549)

Cuando Calvino es expulsado de Ginebra por una revolución y es llamado por Bucero (Septiembre de 1538) para ir a Estrasburgo como pastor de la Iglesia francesa y como profesor de teología, no puede olvidar la Iglesia de Ginebra, de la que él se seguía sintiendo pastor, y escribe una extensa carta llena de consuelo exhortándoles a continuar siendo fieles a Dios frente a “esas reliquias de la disipación” (Archivo de Ginebra, 1540).

Interesantísima, a más no poder, es la carta que escribe a la reina Margarita de Navarra, hermana de Francisco I, rey de Francia, defendiéndose de las calumnias, hacia su persona, de Los Libertinos, quienes acusaban a Calvino de estar en contra de la Reina. Calvino había escrito un tratado intitulado: Contra la secta fantástica y furiosa de los Libertinos que se dicen espirituales (1544). Esta secta, extendida principalmente en los Países Bajos, negaba la autoridad de la palabra escrita, y por un falso espiritualismo negaba toda la verdad cristiana. Dos de sus principales jefes, Quintín y Pocquet, se habían introducido en la casa de la Reina de Navarra, creando ciertas dudas en la forma de actuar de Calvino. Nuestro Reformador, persona agradecida a la Reina por haberle acogido cuando era perseguido por la Universidad de la Sorbona, rebate todos puntos de estos Libertinos, dejando su buen nombre limpio de cualquier calumnia.

La carta a los prisioneros de Paris (Septiembre 1557. Historia de los mártires, Tom.7, pág 430), a quienes intenta confortar en esos momentos terribles,en los que han sido hechos prisioneros por los esbirros de Châtelet, cuando estaban reunidos en una asamblea. Entre estos se encontraban varias damas de distinguido rango. Al decir del Reformador Beza:” sufrieron toda clase de injurias, maltratadas a golpes. Sus vestidos fueron destrozados, apaleadas sobre sus cabezas sus cabellos arrancado sus rostros mancillados, cubierto de basura y barro” (Hist. Ecl. t. I, pág .110). A estas mujeres perseguidas y a punto de sufrir el martirio, es a quienes el Reformador dirige su carta.

Otras muchas cartas escribió Calvino que nos son imposible detallar por mor de la brevedad de este artículo. Sin embargo, no queremos dejar de reseñar a la vista tanto de sus escritos teológicos, exegéticos, filosóficos, pastorales, como de sus numerosos escritos el estilo de Calvino Está considerado como uno de los grandes estilístas del siglo XVI . Según el bibliófilo Jacob (Paul Lacroix) en : Avertissement aux oeuvres fr. de Calvin, Paris,1842, el estilo de Calvino es “sencillo, elegante, claro, ingenioso, animado, variado de formas, él comenzó a fijar la lengua francesa en prosa”. Calvino no sólo perfecciona al enriquecer la lengua en general, sino que además creó una lengua particular…la lengua de la polémica. Es el estilo de la discusión seria, profunda, que tiende con fuerza a convencer más que agradar.

Al conmemorar este quinto aniversario del nacimiento del Reformador francés, sirva a todos para conocer más en profundidad las doctrinas reformadas de las que somos herederos y continuadores en este siglo XXI


A LA SEÑORITA DE FALEZ”

(21 de Junio de 1546?)

Biblioteca de Ginebra, Volumen 194

Señorita, cuánto me han entristecido sus muchas cartas; sin embargo, aún cuando ya había sido advertido de ello, esto nos servirá para inducirnos a orar a Dios con todo el corazón, ya que el peligro está en la desconfianza. Y en realidad yo ya había sabido algo por el Señor Dallein, y por el maestro Pierre Viret quien me lo confirmó. Es necesario que oremos a Dios, ya que Él nos mira con piedad en este asunto, mientras esperamos pacientemente la salida que a Él le plazca enviar. Cualquier cosa que Él disponga, estamos preparados para aceptarlo, de tal manera que se perciba que le somos obedientes. Pensad, incluso, que por esta larga enfermedad y por tantas recaídas, nuestro Señor os amonesta para fortificaros, a fin de que no os sorprenda cuando Él venga…. Y es posible que incluso podáis desearlo. No obstante, no dejo de esperar noticias más alentadoras.

Aparte de esto, Señorita, después de recomendarme humildemente a vuestra buena gracia, suplico a nuestro buen Dios que siempre ponga su mirada sobre usted, y os haga sentir por experiencia su consuelo, enriqueciéndoos en todos los bienes en los que sus hijos deben ser ricos.

Ginebra 21 de Junio.

Vuestro humilde hermano, servidor y sincero amigo

Juan Calvino

Mi esposa os presenta sus humildes respetos.

 

_____________________

Por : Pablo Gracía Rubio

En: LupaProtestante

 

Etiquetado:, , , , ,

§ 3 respuestas a El espistolario de Calvino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo El espistolario de Calvino en Pasajes y Fragmentos..

Meta

A %d blogueros les gusta esto: