Calvino y el Rey David

marzo 2, 2009 § 1 comentario

calvinCalvino, antes de ser el “déspota de Ginebra”, “el creador del capitalismo”, “el causante de las Guerras de Religión”, “la desgracia más grande de Francia”, “homosexual y depravado”, antes de ser “amante de la hoguera”, fue un pastor y hombre de Iglesia, un hombre bíblico, que encontraba en la Escritura un espejo de su realidad (Stg. 1:25). Si bien nunca se dio el título de apóstol, su vida es una réplica de Pablo, y si bien nunca se proclamó rey ni príncipe de nada,  su vida encuentra en David cierto reflejo, que Denis Crouzet ha tenido bien ha señalar en su obra.

Bernard Cottret-señala Crouzet- “subraya con acierto que el relato biográfico de Calvino sólo adquiere significación como un remedio de la vida de David. Lo mismo que David se ha visto forzado a luchar sin tregua contra los filisteos, al tiempo que era también contestado en el seno de su propio pueblo, Calvino declara que ha tenido que librar combates continuamente, ha tenido que realizar «las mismas cosas o parecidas». Y el salmista es el paradigma de hombre de fe, pues, aunque sujeto a pasiones y tentaciones, ha mirado siempre «lo que Dios muestra», ha sido, como Calvino, «un pobre hombre vagabundo»,«expulsado del templo», como Calvino expulsado de su país, pero siempre se ha entregado por entero a Dios.

«La referencia a David es espiritual, incluso existencial y no histórica: Dios enseña ha quienes ha elegido (…) David es el prototipo mismo del elegido. Dios le ha dado la fuerza que ha entregado igualmente a Calvino…» (…) Las pruebas que él ha sufrido se le han manifestado en el mismo plano que las luchas de David: «Es algo que me ha servido mucho, el contemplar en él, como en un espejo, tanto los comienzos de mi vocación como el discurrir y la continuación de mi carga: por lo que reconozco como lo más seguro que todo lo que ha sufrido y soportado ese Rey y Profeta tan excelso, me ha sido propuesto por Dios como ejemplo, a fin de imitarlo.» (…) En Calvino hay algo así como una aspiración jubilar a tomar siempre a David como modelo; David, que es el espejo principal, que le permitirá (según escribirá, precisando, no obstante, que no quiere compararse a él), asumir las «aflicciones» de la Iglesia de Ginebra, porque se reconoce en él: «Es que he sufrido las mismas cosas o parecidas que los enemigos internos de la Iglesia» David, nos dirá, ha sido objeto de burlas en las tabernas, zaherido en las cales por gentes disolutas, tratado injustamente por los agentes de la injusticia, ha sido difamado, los príncipes y sus funcionarios se han unido para hablar en su contra, pero él nunca se ha doblegado ante las calumnias, ha permanecido constante como muerto a sus pasiones, por su fe en Dios. La burlas, padecidas ya en otro tiempo por David y dirigidas agresivamente contra la sencillez de su fe que no se «entregaba» más que a Dios, son imagen de las pruebas sufridas por Calvino; y, lo mismo que David, Calvino ha sido constante. Si decide recuperar su predicación allí donde la había dejado anteriormente, inmediatamente antes de su destierro, es para demostrar que sostiene el mismo combate que el salmista, que, al igual que él, es un infatigable guerrero de Dios para quien no cuentan las contingencias humanas. Lo mismo que David, expulsado del templo y arrojado fuera de su país, no ha dejado de apoyarse en Dios, jamás ha dudado, siempre ha mantenido la vista vuelta hacia las promesas divinas. Pues, como David, las pruebas a las que se ha visto sometido u que aun sufre son queridas por Dios que desea, por toda la eternidad, poner a prueba el amor de los suyos.”

 

________________

Crouzet, Denis. Calvino. ARIEL. España. 200 pp. 88, 98,130.

Etiquetado:, , ,

§ Una respuesta a Calvino y el Rey David

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Calvino y el Rey David en Pasajes y Fragmentos..

Meta

A %d blogueros les gusta esto: