Calvino, Farel y Servet, según Frances Bevan

enero 20, 2009 § Deja un comentario

 

e todos es conocido que Farel y Calvino fueron grandes amigos y compañeros en la labor que Dios les dio: Reformar la Iglesia. Así como Jonatán y David llegaron a ser entrañables hermanos, así Calvino y Farel se amaban con el amor del Señor. El caso Servetus ha sido abordado por diferentes historiadores, los cuales, cada uno, tiene su propia interpretación de los hechos. Todos coinciden en la participación de Calvino y Farel en la muerte de Servet, unos con astucia y con la esperanza de derrocar no sólo el calvinismo, sino el movimiento de Reforma, han hecho ver a Calvino como un dictador en la ciudad de Ginebra y a Farel como su secuaz, los dos cómplices e inmisericordes con el doctor español. Y lo han logrado, muchos hermanos que han tenido un ligero acercamiento a ese pasaje de la historia, han creído, sin más, basándose en una sola fuente, (por lo usual no experimentada en el tema) que Calvino instauró una “teocracia” en Ginebra y que la hoguera era su especialidad. Otros autores, prudentes, especializados en la reforma, han emitido un juicio más sano acerca del asunto. Uno (a) de ellos, Francés Bevan, que desde la perspectiva de la vida de Guillermo Farel, nos dice:

…ninguno habría aprovechado con más gusto la oportunidad de condenar a Calvino, que el historiador católico-romano que escribe la historia de su vida. Podríamos suponer, el leerla, que quemar a los herejes era una atrocidad que nunca había entrado antes en la mente de cualquiera que profesaba el cristianismo, y que seguramente no había hallado paralelo en los misericordiosos actos de Roma. ¡Ay! Sabemos la relación que la historia nos da, y sin duda recordaréis que en el término de cinco años desde que Servetus fue quemado, centenares de hogueras fueron encendidas en las calles de Inglaterra, prendidas por los sacerdotes romanos. Y no solamente eso, sino que estas hogueras fueron encendidas no para quemar la cizaña, sino el trigo; porque los siervos que han llegado a hacerse sordos a las palabras de su Señor, entonces llaman a la cizaña trigo y al trigo cizaña. Por fin Calvino fue más compasivo, si no más ilustrado, que el ayuntamiento de Ginebra. Suplicó encarecidamente que Servetus fuese decapitado, en lugar de ser quemado; pero su petición fue negada. Entonces Calvino suplicó a Farel que fuera para hacer el último esfuerzo de conducir al desgraciado hombre al arrepentimiento.  Farel fue. Visitó a Servetus en su prisión, y rogó confesase a Cristo como su Dios. Pero fue por demás. Farel imploró entonces del ayuntamiento, como Calvino lo había hecho, que al menos fuese sujetado a muerte de una manera compasiva. Pero el ayuntamiento rehusó de nuevo. Farel tuvo la horrible tarea de caminar al lado de Servetus al lugar del suplicio. En vano le habló del Dios que negaba. Servetus se apegó a su error hasta que no pudo hablar más. Farel regresó lleno de dolor a Neuchatel. Esto aconteció en 1553. Los libertinos tomaron ocasión de la muerte de Servetus para levantar una nueva queja contra Calvino. Esta fue injusta; porque si Calvino nunca hubiere regresado a Ginebra, el ayuntamiento habría tomado el mismo curso que entonces tomó con respecto a haber quemado a Servetus. Pero era fácil excitar contra Calvino a todos los que lo odiaban por los asuntos en que era un fiel siervo de Dios. Calvino estuvo a punto de dejar la ciudad.”(1)

 

 __________________________

(1) Bevan, Frances. La vida de Guillermo Farel. CLIE. 1988. P.326-327

Nota: Bevan tal vez se refiera, al mencionar al historiador católico-romano, a Bolsec, quien escribe una biografía de Calvino muy desatinada, llena de rencor, yde mentiras, que fue la fuente que predominó hasta la aparición de obras como las de Masson, donde, a pesar de escribir también del lado católico, presenta a un Calvino más real.

Etiquetado:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Calvino, Farel y Servet, según Frances Bevan en Pasajes y Fragmentos..

Meta

A %d blogueros les gusta esto: