Primera Exposición- El Calvinismo como cosmovisión. ¿Qué entendemos por calvinismo?

junio 6, 2008 § Deja un comentario

Estamos a menos de un año de celebrar 500 años del nacimiento del reformador francés y en medio del recuerdo de la persona de Calvino se dirán muchas cosas a favor y otras en contra acerca de su doctrina y de lo que ésta provocó, se hablará mucho en el 2009, pero que mejor que un calvinista con toda ciencia e inteligencia como Kuyper para darnos una lección de lo que significó para él y para su nación el calvinismo; todo esto a finales del siglo XIX y principios del XX.

 

Habiendo expuesto antes la introducción que hace el autor para su ciclo de conferencias, pasaremos al primer punto de la primera de ellas, que es ¿Qué entendemos por calvinismo?

 

El nombre de calvinista-dice Kuyper-se usa en nuestros tiempos como un nombre sectario. “En Hungría, las iglesias reformadas tienen una membresía de unos dos millones y medio, y en la prensa tanto católica como judía de aquel país, sus miembros son constantemente estigmatizados por el nombre no oficial de “calvinistas”, el cual se aplica incluso a aquellos que se han despojado de toda simpatía hacia la fe de sus padres” El mismo fenómeno se presentaba en Francia donde el termino Calvinista le era adjudicado a todo miembro nominal de las iglesias reformadas, aunque este hubiera sido un ateo.

 

Después de esto, tenemos el uso confesional del término. Se le llamaba calvinista a toda aquella persona que se suscribe en voz alta a la doctrina de la predestinación. Y esto no ha cambiado mucho, hace poco leí el testimonio de un joven que leyendo Efesios 1, se dio cuenta de que los santos fuimos escogidos desde antes de la fundación del mundo y predestinados según la voluntad de Dios; ante esto, buscó dirección en su congregación local, y al exponer la inquietud acerca del pasaje, el muchacho fue literalmente expulsado de la congregación por tener un “demonio calvinista”, siendo que el pobre tipo no tenía idea de quien era Calvino y mucho menos había leído alguna de sus líneas.

 

A lo largo de la historia se ha tachado de calvinistas a aquellos que creemos en las doctrinas de la gracia; si leemos a Calvino o a Spurgeon no es para satisfacer nuestro deseo sectario, sino porque en ellos encontramos predicadores serios de la verdad del Evangelio. Algunos-dice Kuyper- al llamarte calvinista, te representan como una victima de estrechez dogmática; y lo que es aun peor, como un peligro para la seriedad de la vida moral.

 

Otro uso es el Denominacional- Algunos bautistas y metodistas, se han autodenominado “bautistas calvinistas” o “metodistas calvinistas”. Esto seguramente hubiera sido reprobado por el propio Calvino, que durante su vida, ninguna iglesia reformada jamás soñó con nombrar la Iglesia de Cristo con algún nombre.

 

Después tenemos en nombre científico, sea en un sentido histórico, filosófico y político.

-Sentido histórico.-El nombre de calvinismo indica el nombre en el cual se movía la reforma, en cuanto no era ni luterana, ni anabaptista, ni sociniana.

-Sentido filosófico- Entendemos como calvinismo aquel sistema de conceptos que se levantó a dominar las diferentes esferas de la vida, bajo la influencia de la mente maestra de Calvino.

-Sentido político- El calvinismo indica aquel movimiento político que garantizó la libertad de las naciones en política constitucional; primero en Holanda, después en Inglaterra y Estados Unidos.

 

 

Es en este sentido, en el científico, que Kuyper abordará sus exposiciones, “el calvinismo como una tendencia general independiente, que desde un  principio madre particular, desarrolló una forma independiente tanto para nuestra vida como para nuestro pensamiento entre las naciones de Europa Occidental y Norteamérica”.

 

El Dr. Robert Fruin dice: “El calvinismo llego a los Países Bajos consistiendo en un sistema lógico acerca de la divinidad, un orden eclesiástico democrático particular, empujado pro un sentido severamente moral, y tan entusiasta por la moral como por la reforma religiosa de la humanidad.”

 

Otra perspectiva es la siguiente: “El calvinismo es la forma más elevada de desarrollo que alcanzó el principio religioso y político en el siglo XVI”

 

Y Bancroft afirmó que: “el calvinismo tiene una teoría de ontología, de ética, de felicidad social, y de libertad humana, todo derivado de Dios”

 

Y prosigue Kuyper diciendo: “La aversión contra llamar la iglesia según un hombre, dio lugar a que en Francia los protestantes fueron llamados “hugonotes”, en los Países Bajos “mendigos”, en Gran Bretaña “puritanos” y “presbiterianos”, y en Norteamérica “padres peregrinos”; pero todos estos productos de la Reforma en vuestro continente y el nuestro, eran de origen calvinista. En sus 39 artículos, la Iglesia de Inglaterra es estrictamente calvinista, aunque en su jerarquía y liturgia ha abandonado los caminos rectos, y se encontró con los resultados serios de este desvío en el puseyismo y el ritualismo.” Es el carácter libre del calvinismo que permitió estos diferentes matices, y las reacciones contra sus excesos. Por su jerarquía, el romanismo es y permanece uniforme. El calvinismo, por otro lado, que no establece ninguna jerarquía eclesiástica, y ninguna interferencia magisterial, pudo desarrollarse en muchas y variadas formas, por supuesto corriendo el peligro de la degeneración, y provocando todo tipo de reacciones parciales.

 

El calvinismo está arraigado en una forma de religión particular; y desde esta conciencia religiosa específica se desarrolló primeramente una teología específica, después un orden especial de la iglesia, y después una forma dada para la vida política y social, para la interpretación del orden moral del mundo, para la relación entre naturaleza y gracia, entre el cristianismo y el mundo, entre la iglesia y el estado, y finalmente para las artes y la ciencia; y en medio de todas estas manifestaciones de vida permaneció siempre el mismo calvinismo. Pero al lado del romanismo, y en oposición contra él, el calvinismo apareció, no solamente para crear una forma diferente de iglesia, sino una forma completamente diferente para la vida humana, para proveer la sociedad humana con un método de existencia diferente, y para poblar el mundo del corazón humano con ideales y conceptos diferentes.


Y para concluir, Kuyper expresa su sentir acerca de la situación de la Iglesia protestante en sus tiempos. Nos dice Kuyper: “En la iglesia católica romana, todos saben para qué viven, porque disfrutan conscientemente de la unidad de la cosmovisión romana. También en el Islam encontramos el mismo poder de una convicción de la vida, dominada por un solo principio. Solo el protestantismo camina por el desierto sin meta ni dirección, moviéndose por acá y allá sin progresar nada. Esto explica por qué en las naciones protestantes, el panteísmo nacido de la nueva filosofía alemana y en la forma de evolución según Darwin, reclama más y más la supremacía en cada esfera de la vida humana, incluso en la teología, e intenta bajo toda clase de nombres volcar nuestras tradiciones cristianas, y se afana incluso por cambiar la herencia de nuestros padres por un budismo moderno sin esperanza. Las ideas dominantes que surgieron durante la Revolución Francesa al fin del siglo pasado, y en la filosofía alemana durante el siglo presente, forman juntas una cosmovisión que es directamente opuesta al sistema de nuestros padres. Sus luchas eran por la gloria de Dios y un cristianismo purificado; el movimiento presente libra su guerra por la gloria del hombre, inspirado no por el espíritu humilde del Calvario, sino por el orgullo de la adoración de héroes. ¿Y por qué estamos nosotros, los cristianos, tan débiles frente a este modernismo? ¿Por qué hemos constantemente perdido terreno? Simplemente porque nos falta una igual unidad en el concepto de la vida, la cual solamente podría capacitarnos con una energía irresistible para repeler al enemigo en la frontera. Esta unidad en el concepto de la vida, sin embargo, no la encontraremos en un concepto difuso de protestantismo que se tuerce, como lo hace, en todo tipo de tortuosidades; sino la encontraremos en este proceso histórico poderoso que en la forma del calvinismo cavó un canal propio para el río poderoso de su vida. Solo por medio de esta unidad de concepción, como existe en el calvinismo, Uds. en América y nosotros en Europa podríamos ser capacitados una vez más para asumir nuestra posición, aparte del romanismo, en la oposición contra el panteísmo moderno. Sin esta unidad en cuanto al punto de partida y la cosmovisión, perderemos nuestro poder de mantener nuestra posición independiente, y nuestra fuerza para resistir disminuirá.”

 

El punto siguiente en la primera Exposición es “El calvinismo y la relación con Dios”, donde Kuyper hace una diferencia entre el dios de los paganos y el Dios de los cristianos y como es que este sistema de religión y teología llamado calvinismo, que no es otra cosa más que una explicación  del Evangelio en su forma pura y sencilla, afecta en la relación con Dios.

Etiquetado:, , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Primera Exposición- El Calvinismo como cosmovisión. ¿Qué entendemos por calvinismo? en Pasajes y Fragmentos..

Meta

A %d blogueros les gusta esto: