“La letra mata”

junio 4, 2008 § 3 comentarios

scripturesAlgunos de nosotros hemos escuchado la frase celebre de algunos, que no queriendo estudiar a fondo la Escritura, han pronunciado en contra de aquellos que si lo hacen: “la letra mata”. (2 Co. 3:6)

¿Qué? “Si hermano, la letra mata, ya no estudies tanto tu Biblia, no es necesario, tenemos al Espíritu, vivamos en el Espíritu”.

¿Cómo? “Si hermano, eso de estudiar la Biblia en sus idiomas originales, de complementar versículos con otros para poder tener un contexto de la Escritura es inservible”.

¿Perdón? “Si hermano, Dios puede obrar como Él quiera, es libre de ocupar siempre nuevos métodos de revelación y de edificación para el creyente y la Iglesia, en verdad… ya no pierda usted el tiempo en andar estudiando tanto, venga vamos a predicar, lo que necesitamos es actuar, el mundo se pierde y usted leyendo…¿que diría el Señor de su actitud?…¡A usted lo que le falta es “la unción” y la “visión”!, ya deje esos métodos rudimentarios, es un tiempo nuevo y el Señor nos ha llamado a predicar a todas las naciones. Hermano, se lo digo con amor, “la letra mata.”

Este es un dialogo que inventé, pero que desgraciadamente no está muy lejos de la realidad. ¿Qué les diríamos a hermanos con tales tendencias religiosas?

El estudio de la Palabra de Dios es cada vez más ligero, las doctrinas sobre las cuales descansa nuestra fe han sido remplazadas por programas de televisión “cristianos” que hablan de cualquier barbaridad menos de la Escritura, y si es mencionada, es para acomodar versos a los fines del presentador o de la institución representada.

Entonces, si el mundo está tan necesitado, ¿porque no dotarles una buena porción de aquella Palabra que es viva y eficaz? ¿O les predicarás de tus experiencias, sueños y visiones, o lo que es peor, las de otro? Si los apóstoles mismos no lo hacían, ¿Por qué has de hacerlo tú? ¿Que no tenemos una palabra profética más segura que cualquier experiencia o revelación humana (2 P. 1:19)?

 En fin, en el artículo de la Suficiencia de la Escritura abunda sobre el tema. Lo que nos atañe aquí es ver si realmente esos hermanos tienen razón al decir que la “letra mata” y si realmente están usando la Palabra de Dios con ciencia e inteligencia dadas por el Espíritu, que según ellos, tanto conocen. Para eso nos valdremos, no de una revelación, visión o sueño nuevo, sino de un estudio sistemático de la Escritura acerca del tema.

 

ALGUNOS ESPÍRITUS FANÁTICOS PERVIERTEN LOS PRINCIPIOS DE LA RELIGIÓN, NO HACIENDO CASO DE LA ESCRITURA PARA PODER SEGUIR MEJOR SUS SUEÑOS, SO TÍTULO DE REVELACIONES DEL ESPÍRITU SANTO (1)

 

1. Contra los que exaltan al Espíritu con detrimento de la Palabra

 Ahora bien, los que desechando la Escritura se imaginan no sé qué camino para llegar a Dios, no deben ser tenidos por hombres equivocados, sino más bien por gente llena de furor y desatino. De ellos ha surgido hace poco cierta gente de mal carácter, que con gran orgullo, jactándose de enseñar en nombre del Espíritu, desprecian la Escritura y se burlan de la sencillez de los que aún siguen la letra muerta y homicida, como ellos dicen. Mas yo querría que me dijeran quién es ese espíritu, cuya inspiración les arrebata tan alto, que se atreven a menospreciar la Escritura como cosa de niños y demasiado vulgar. Porque si responden que es el Espíritu de Cristo el fundamento de su seguridad, es bien ridículo, pues supongo que estarán de acuerdo en que los apóstoles de Jesucristo y, los otros fieles de la Iglesia primitiva estuvieron inspirados precisamente por el Espíritu de Cristo. Ahora bien, ninguno de ellos aprendió de Él a menospreciar la Palabra de Dios, sino, al contrario, la tuvieron en gran veneración, como sus escritos dan testimonio inequívoco de ello. De hecho, así lo había profetizado Isaías, pues cuando dice (Is. 59,21): “El Espíritu mío, que está sobre ti, y mis palabras que puse en tu boca, no faltarán de tu boca, ni de la boca de tu simiente, ni de la boca de la simiente de tu simiente, dijo Jehová, desde ahora y para siempre”, no se dirige con esto al pueblo antiguo para enseñarle como a los niños el A.B.C., sino más bien dice que el bien y la felicidad mayores que podemos desear en el reino de Cristo es ser regidos por la Palabra de Dios y por su Espíritu. De donde deducimos que estos falsarios, con su detestable sacrilegio separan estas dos cosas, que el profeta unió con un lazo inviolable. Añádase a esto el ejemplo de san Pablo, el cual, no obstante haber sido arrebatado hasta el tercer cielo, no descuida el sacar provecho de la Ley y de los Profetas; e igualmente exhorta a Timoteo, aunque era excelente y admirable doctor, a que se entregue a la lectura de la Escritura (1 Tim.4,13). Y es digna de perpetua memoria la alabanza con que ensalza la Escritura, diciendo que es útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instituir en justicia” (2 Tim. 3, 16). ¿No es, pues, un furor diabólico decir que el uso de la Escritura es temporal y caduco, viendo que según el testimonio mismo del Espíritu Santo, ella guía a los hijos de Dios a la cumbre de la perfección?

 También querría que me respondiesen a otra cosa, a saber: si ellos han recibido un Espíritu distinto del que el Señor prometió a sus discípulos. Por muy exasperados que estén no creo que llegue a tanto su desvarío que se atrevan a jactarse de esto. Ahora bien, cuando Él se lo prometió, ¿cómo dijo que había de ser su Espíritu? Tal, que no hablaría por sí mismo, sino que sugeriría e inspiraría en el ánimo de los apóstoles lo que Él con su palabra les había enseñado (Jn. 16,13). Por tanto no es cometido del Espíritu Santo que Cristo prometió, inventar revelaciones nuevas y nunca oídas o formar un nuevo género de doctrina, con la cual apartarnos de la enseñanza del Evangelio, después de haberla ya admitido; sino que le compete al Espíritu de Cristo sellar y fortalecer en nuestros corazones aquella misma doctrina que el Evangelio nos enseña.

 

 2. La Escritura, juez del Espíritu

 Por donde fácilmente se entiende que debemos ejercitarnos diligentemente en leer y en oír la Escritura, si queremos percibir algún fruto y utilidad del Espíritu de Dios. Como también san Pedro alaba (2 Pe. 1, 19) la diligencia de aquellos que oyen a “la palabra profética”, la cual empero, pudiera parecer haber perdido su autoridad, después de haber llegado la luz del Evangelio; mas por el contrario, si alguno, menospreciando la sabiduría contenida en la Palabra de Dios, nos enseñare otra doctrina, este tal, con toda razón debe sernos sospechoso de fatuo y mentiroso. ¿Y por qué esto? Porque como quiera que Satanás se transforma en ángel de luz, (2 Cor. 11, 14), ¿qué autoridad tendría entre nosotros el Espíritu Santo, si no pudiese ser discernido con alguna nota inequívoca? De hecho se nos muestra con suficiente claridad por la Palabra del Señor; sólo que estos miserables buscan voluntariamente el error para su perdición, yendo en pos de su propio espíritu, y no del de Dios.

Mas dirán que no es conveniente que el Espíritu de Dios, a quien todas las cosas deben estar sujetas, esté Él mismo sometido a la Escritura. ¡Como si fuese una afrenta para el Espíritu Santo ser siempre semejante y conforme a sí mismo, ser perpetuamente constante sin variar en absoluto! Ciertamente, si se le redujera a una regla cualquiera, humana, angélica o cualquiera otra, entonces podría decirse que se le humillaba, y aun que se le reducía a servidumbre. Pero, cuando es comparado consigo mismo y considerado en sí mismo, ¿quién puede decir que con esto se le hace injuria? No obstante, dicen, es sometido a examen de esa manera. Estoy de acuerdo; mas con un género de examen querido por Él, para que su majestad quedara establecida entre nosotros. Debería bastarnos que se nos manifestara. Pero, a fin de que en nombre del Espíritu de Dios, no se nos meta poco a poco Satanás, quiere el Señor que lo reconozcamos en su imagen, que El ha impreso en la Escritura Santa. Él es su autor; no puede ser distinto de sí mismo. Cual se manifestó una vez en ella, tal conviene que permanezca para siempre. Esto no es afrenta para con Él, a no ser que pensemos que el degenerar de si mismo y ser distinto de lo que antes era, es un honor para Él.

 

3. La letra mata

 En cuanto a tacharnos de que nos atamos mucho a la letra que mata, en eso muestran bien el castigo que Dios les ha impuesto por haber menospreciado la Escritura. Porque bien claro se ve que san Pablo (2 Cor. 3,6) combate en este lugar contra los falsos profetas y seductores que, exaltando la Ley sin hacer caso de Cristo, apartaban al pueblo de la gracia del Nuevo Testamento, en el cual el Señor promete que esculpirá su Ley en las entrañas de los fieles y la imprimirá en sus corazones. Por tanto la Ley del Señor es letra muerta y mata a todos los que la leen, cuando está sin la gracia de Dios y suena tan solo en los oídos in tocar el corazón. Pero si el Espíritu la imprime de veras en los corazones, si nos comunica a Cristo, entonces es palabra de vida, que convierte el alma y “hace sabio al pequeño” (Sal. 19,7); y más adelante, el Apóstol en el mismo lugar llama a su predicación, ministerio del Espíritu (2 Cor. 3,8), dando con ello a entender que el Espíritu de Dios está de tal manera unido y ligado a Su verdad, manifestada por Él en las Escrituras, que justamente Él descubre y muestra su potencia, cuando a la Palabra se le da la reverencia y dignidad que se le debe. Ni es contrario a esto lo que antes dijimos: que la misma Palabra apenas nos resulta cierta, si no es aprobada por el testimonio del Espíritu. Porque el Señor juntó y unió entre sí, como con un nudo, la certidumbre del Espíritu y de su Palabra; de suerte que la pura religión y la reverencia a su Palabra arraigan en nosotros precisamente cuando el Espíritu se muestra con su claridad para hacernos contemplar en ella la presencia divina. Y, por otra parte, nosotros nos abrazamos al Espíritu sin duda ni temor alguno de errar, cuando lo reconocemos en su imagen, es decir, en su Palabra. Y de hecho así sucede. Porque, cuando Dios nos comunicó su Palabra, no quiso que ella nos sirviese de señal por algún tiempo para luego destruirla con la venida de su Espíritu; sino, al contrario, envió luego al Espíritu mismo, por cuya virtud la había antes otorgado, para perfeccionar su obra, con la confirmación eficaz de su Palabra.

 

4. El Espíritu que vivifica

  De esta manera abrió Cristo el entendimiento de los discípulos (Lc. 24,27), no para que menospreciando las Escrituras fuesen sabios por si mismos, sino para que entendiesen las Escrituras. Así mismo san Pablo, cuando exhorta a los tesalonicenses (1 Tes. 5,19-20) a que no apaguen el Espíritu, no los lleva por los aires con vanas especulaciones ajenas a la Palabra de Dios, sino que luego añade que no deben menospreciar las profecías; con lo cual quiere sin duda decir, que la luz del Espíritu se apaga cuando las profecías son menospreciadas.

 

    ¿Qué dirán a esto esos orgullosos y fantaseadores que piensan que la más excelente iluminación es desechar y no hacer caso de la Palabra de Dios, y, en su lugar, poner por obra con toda seguridad y atrevimiento cuanto han soñado y les ha venido a la fantasía mientras dormían? Otra debe ser la sobriedad de los hijos de Dios, los cuales, cuando se ven privados de la luz de la verdad por carecer del Espíritu de Dios, sin embargo no ignoran que la Palabra es el instrumento con el cual el Señor dispensa a sus fieles la iluminación de su Espíritu. Porque no conocen otro Espíritu que el que habitó en los apóstoles y habló por boca de ellos, por cuya inspiración son atraídos de continuo a oír su Palabra.

 

 ________________________________________

(1) Calvino, Juan.  Institución de la Religión Cristiana. Trad. De Cipriano de Valera (1597). Visor Libros. Madrid. pp. 44-47.

 

Etiquetado:, , , , ,

§ 3 respuestas a “La letra mata”

  • Albert dice:

    mucha gente dice con su boca, si hay que estudiar la biblia, pero sus palabras dicen otra cosa.

    Hermano ever, a mi me pasa algo muy parecido a ti, incluso me dijeron que me arrepintiera de lo que creo pues estoy equivocado (por predicar la doctrina calvinista). Hay seguir adelante con el estudio de la palabras y con las verdades biblicas predicadas por los apostoles

  • I Daniel dice:

    Ever,

    Al recibir el Evangelio con poder y no “con palabras solamente”, es apasionante recibirlo con ciencia e inteligencia. Te felicito por tu interés en estudiar la Escritura; es necesario que sea nuestra regla de fe y conducta en todo tiempo. El leer literatura reformada, historia, novelas o política, lo que sea, no es pecado ni herejía. Cuando la semilla del Evangelio y la poderosa Palabra de Dios habita en tu vida, y el Espíritu de Dios te acompaña en tus estudios guiándote a toda la verdad, ten por seguro que lo tuyo es edificación que es por fe y no “vana palabrería”, y que también, es necesario que tu progreso y aprovechamiento sean manifiestos a todos, que tu vida cristiana sea íntegra y no solamente vanas especulaciones. La base de nuestra fe es la Biblia misma y no el calvinismo en su totalidad; el calvinismo es sólo el nombre que se le han dado a las doctrinas expresadas en la Escritura, el calvinismo es la forma de doctrina y exposición de la verdad mejor presentada. Acusar de herejes a los calvinistas es descabellado, y digámoslo de una vez: ignorante, es desechar un testimonio firme y sólido.
    Mi recomendación es que busques una Iglesia donde se predique todo el consejo de Dios y donde no se busque dominar las conciencias, eso es romanismo. Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres. Pero por encima de todo esto, busca la dirección de Dios en este asunto, en oración y estudio de las Escrituras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo “La letra mata” en Pasajes y Fragmentos..

Meta

A %d blogueros les gusta esto: